Millones de personas en todo el planeta dependen de la ganadería para su subsistencia. La ganadería es particularmente importante para los países en desarrollo, donde la demanda de proteína animal está creciendo.

La Ganadería es uno de los pilares de la economía paraguaya. Año tras año esta crece potenciando el desarrollo de nuestro país. En 2010, Paraguay logró ser el octavo más grande exportador mundial de carne vacuna, alcanzando un grado de excelencia reconocido a nivel mundial. Este articulo resume algunos de los puntos sobresalientes de la evolución reciente de la ganadería Paraguaya.

En los últimos 10 años las exportaciones de carne vacuna de Paraguay pasaron de los 50 millones de dólares a los 1700 millones de dólares, el stock ganadero creció un 49 por ciento, aumentó la faena y se triplicó la cantidad de frigoríficos.la ganadería del país se posicionó en los mercados internacionales en base a sus costos competitivos.1

Paraguay, sexto productor de carne bovina del mundo, busca ampliar su cartera internacional de clientes a través de una suerte de “turismo ganadero”, invitando a compradores potenciales al país para mostrarles de primera mano la calidad de sus reses y de sus sistemas de crianza. La expansión eficiente y ordenada de esta actividad, genera un creciente volumen de negocios y divisas al país.

Paraguay se ha convertido en la última década en el sexto exportador de ganado bovino del mundo, superando a los países de referencia en la región como Argentina y Uruguay, aunque no al gigante Brasil, que mantiene primero en la clasificación.2

Paraguay compite por los mercados internacionales con potencias ganaderas como Australia, India, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Este sector está creciendo otra vez. Paraguay tiene 14,3 millones de cabezas de ganado, algo más del doble que de los habitantes del país, y la inversión de los grandes productores en los últimos 30 años en mejorar la genética de razas muy adaptables lo ha convertido en atractivo para otros países que deben reponer o mejorar su cabaña bovina.

Paraguay puso vacas a volar. Subió a ocho aviones casi 2.000 cabezas de ganado con destino a Ecuador, país que se está iniciando en el mercado exportador tras la declaración del país como libre de aftosa en 2015. Nunca antes se había realizado un transporte aéreo de semejante volumen: 50 toros y 1.906 vacas. Unas 680 toneladas de los animales más finos de las cuatro razas más prestigiosas de Paraguay: braford, brangus, brahman y nelore. El objetivo es Ayudar a renovar la genética bovina de ese país.3

Ganado de Paraguay Adaptado
Ecuador encontró en Paraguay el ganado que mejor se adapta a su clima y suelo: Al calor, la humedad, la abundancia de insectos, las sequías e inundaciones. La atención que despertó la operación comercial hizo que el nombre de Paraguay recorriese el mundo, con menciones en numerosos medios de información internacionales

Los productores cobraron 800 dólares por cada vaca exportada y hasta 15.000 dólares por cada ejemplar de toro reproductor. Una operación de seis millones de dólares en total.

Con esto se demuestra que no solo Paraguay exporta carne, sino que empieza a exportar genética, que es valor agregado

En los últimos 12 años Paraguay ha pasado de exportar 186.000 toneladas de carne, que le rentaban unos 124 millones de dólares, a unas 397.000 toneladas, por valor de 1.275 millones. El país ya exporta a la Unión Europea, Egipto, Colombia, Rusia, Taiwán y Brasil y busca nuevos mercados como Cuba o Dubái. La genética paraguaya se impuso. Se envía semen y embriones a diferentes países.

Tecnologías y su ventaja
Algunas de las herramientas más comunes, conocidas o utilizadas en una explotación pecuaria, como asistencia reproductiva, se encuentran la inseminación artificial, la transferencia de embriones, embrio splitting, semen sexado, clonación y otras técnicas. Evidentemente, la aplicación de algunas de las tecnologías en las grandes explotaciones es cuestión de decisión para su adopción. Los costos, obviamente, son elevados, pero al final, indudablemente, redundarán en beneficio a la empresa que decida incluir dentro de su programa productivo.4

En explotaciones de escala mediana o pequeñas, la implementación de la mayoría de las tecnologías citadas anteriormente, inclusive de usos básicos como la inseminación artificial, no forma parte de las actividades, por razones económicas y culturales; el resultado es la baja producción y el efecto de la misma se refleja en la unidad productiva, ocasionando pérdidas, lo cual al final desencadena un efecto mucho más grave llegando a producir la venta de los animales, lo que finalmente ocasionará el cierre o abandono del rubro, de esa pequeña unidad productiva.

El programa de inseminación artificial, evidentemente, es una de las técnicas con mayor impacto en una explotación agropecuaria; fundamentalmente en el aspecto genético. por los controles de enfermedades en los animales.

En nuestro país el programa de inseminación artificial para mejoramiento genético en las cuencas lecheras en la actualidad por parte del estado es completamente nulo o ausente.

Sexado de semen
La utilización del semen sexado en la ganadería es una de las nuevas adopciones de la biotecnología como asistencia técnica en la reproducción, determinando previamente el sexo de las crías, tecnología que podría tener un gran impacto en los sistemas productivos, tanto de leche como de carne. La adopción de esta tecnología es una de las herramientas fundamentales para enfrentar la disminución de bovinos de carne y el aumento del hato del ganado lechero.

El semen sexado tiene sus ventajas en una explotación pecuaria, facilitando al productor obtener solamente animales del sexo deseado.

En los tambos lecheros, el nacimiento de animales machos es un producto no precisamente deseado, causando pérdidas económicas, especialmente en nuestro país; no obstante, la producción de terneras hembras es el objetivo principal de los mismos. Para el efecto, la utilización del semen sexado es una alternativa y una de las formas más eficientes para lograr las metas de aumentar el plantel productivo.

Es evidente la ventaja que ofrece la utilización de este material genético, por la obtención de animales de sexaje deseado; sin embargo, presenta desventajas como el costo, ya que dicho material genético presenta un costo mucho más elevado comparado con una dosis de semen convencional. Por otro lado, el porcentaje de preñez es relativamente bajo, reduciéndose un 20% comparado con una dosis de semen convencional; el mismo es más acentuado en una explotación lechera sabiendo que las vacas en producción son muy difícil de preñar, por lo que, prioritariamente, deberán ser inseminadas las vaquillas.

1.www.elRural.com/noticia/ganaderia

2.http://www.arp.org.py/images/Paraguay-y-el-Sector-Carnico.pdf

3.https://economia.elpais.com/economia/

4.http://www elagro.com.py

Deja una respuesta